Lala

A Lala la tomaron. La primera en notar su ausencia fue Lula durante la hora de comer. Después Lalo, Lolo, Lela y Lilo. Se confirmó cuando volvieron a sus jaulas, la de Lala se encontraba limpia y vacia.

Lilo no estuvo en la hora de ejercicio. Sólo Lolo, que corría a su lado cada día, se dío cuenta.

Se llevaron a Lolo esa noche. Nadie se fijó porque el próximo día les dieron majado de zanahoria, la favorita de todos.

Lula y Lela no volvieron después de la sessión médica semanal.

Transladaron a Lalo a la jaula compartida de éstas, durmío en un silencio que no colaboraba con la interminable sol del cuarto. En la mañana trajeron a Lala, Lilo, Lolo, Lula y Lela. A todos los dejaron salir; jugando se concebío 19, 14 de exportación, 5 para mantener la raza.

.back